Editorial Nº75

burbujas_setembre_2020_00

Si el verano en sí mismo ya suele ser una época diferente en todos los aspectos es indiscutible que éste todavía lo ha sido más. Sí, nos hemos librado del homo langostus, más conocido como el turista de tez rojiza por tomar excesivo sol sin protección alguna y por el uso de calcetines blancos con sandalias pero ahora hemos incorporado una nueva especie veraniega autóctona: el homo mascarillus que se cataloga en dos fases evolutivas distintas. Un primero sin camiseta y con la mascarilla tapándole la boca pero no la nariz y su forma más evolucionada con camiseta de tirantes, mascarilla y gafas de sol empañadas. Todavía en medio de mucha incertidumbre veremos si para otoño aparece otra nueva forma mejorada.

Grup VIVÓ 

Comparte en tu red social

    Esta entrada también está disponible en: Catalán

    Los comentarios estan cerrados.