Tras el impacto del Covid-19 en el sector agroalimentario, los profesionales ya están enfocados en afrontar las siguientes etapas. Más allá de cómo serán los distintos escenarios posibles, los expertos del sector trabajan en cómo actuar en un contexto diferente. En este sentido, desde el marketplace agroalimentario Claire Global destacan una serie de tendencias clave:

Sobrestock de determinados alimentos. Muchas compañías que ya contaban con estimaciones de venta muy ligadas al sector hostelería no han podido frenar su proceso de producción.

Medidas sanitarias. Si la salud siempre ha sido prioritaria, la situación actual eleva aún más esa percepción. Más allá de una comunicación basada en la importancia de una buena alimentación o en los hábitos de vida saludables.

Cambio de hábito, el consumo en el hogar. Según los datos del Ministerio de Agricultura, el consumo en el hogar durante la primera semana de abril aumentó un 22,2% respecto a la misma semana de 2019. Randstad Research, por su parte, prevé que el sector de la hostelería empiece a recuperarse totalmente entre finales de 2021 y principios de 2022.

Adaptabilidad. Es innegable que el contexto ha cambiado y que tendrá una incidencia que, según informes y estimaciones, podría alargarse hasta dos años. Este cambio demanda al sector adaptabilidad, porque las compañías que no sean flexibles y puedan adaptarse a las nuevas circunstancias, desaparecerán.

Digitalización obligatoria. Una de las tendencias clave llevaba años siendo imposible de obviar. Aun así, muchos actores clave del sector no tenían la necesidad aún de abordarla como un elemento prioritario de sus negocios. Ahora, la flexibilidad de las pymes está potenciando que conecten con su target a través de canales digitales y la capacidad de las grandes compañías está permitiendo que digitalicen su stock a marchas forzadas.

Eleconomista.es

Comparte en tu red social

    Esta entrada también está disponible en: Catalán

    Los comentarios estan cerrados.