capsulaPrimero las botellas de vidrio, más tarde las de plástico y luego las latas de 33 centilitros. Pero la verdadera revolución de la Coca-Cola puede estar a la vuelta de la esquina.

El coloso de los refrescos se ha lanzado a la compra del 10% de la Green Mountain Coffe Roasters, el gran productor de café en cápsulas, por 1,25 mil millones de dólares, y ha cerrado un contrato con esta sociedad de 10 años que Coca- Cola aprovechará para desarrollar un sistema de cápsulas para producir esta bebida en casa. Tal y como publica «Financial Times», este acuerdo se traduciría en la posibilidad de que Coca-Cola, Coca-Cola Light, Sprite y Fanta puedan ser servidas nada más poner las cápsulas en un aparatito que los consumidores podrán comprar en los grandes almacenes.

«Podemos hacer con las bebidas frías lo que hemos hecho con el café o el té en casa. Creemos que es una oportunidad importante para acelerar el crecimiento del sector de los refrescos», afirma el administrador delegado de Green Mountain, Brian Kelly. «Green Mountain podría convertirse en uno de los protagonistas del poderoso mercado de los refrescos», afirman algunos analistas.

El acuerdo «reforzaría» el sistema de embotellamiento justo en el momento en el que se está viendo afectado este sector en nuestro país, con el cierre de las cuatro plantas de la península tras la aprobación de un ERE que tiene previstos 750 despidos.

En este sentido, Nespresso es la empresa pionera del café en cápsulas y Green Mountain es la mayor cadena para vender café en cápsulas gracias al éxito de las máquinas Keurig. La compañía ya tiene acuerdos con Starbucks para café y té en cápsulas y según las estimaciones de Euro- monitor, el 13% de las familias americanas tiene una máquina de café Keurig en casa.

Comparte en tu red social

    Los comentarios estan cerrados.