Culturas de todo el mundo han utilizado hierbas medicinales durante miles de años. Los primeros ejemplos documentados proce- den de China, aunque sabemos que otros pueblos en particular los griegos, los persas, los indios y los aztecas dejaron mucha enseñanza a nuestros antepasados. Fernanda Zimmermann, nutrióloga del Instituto de Nutrición y Salud de Kellogg’s, nos comparte el nombre de seis infusiones con acción terapéutica que te ayudarán a sentirte mejor.

MANZANILLA

El té de las flores de manzanilla ha sido siempre una de las hierbas favoritas para calmar la ansiedad, aplacar la irritabilidad y combatir las pesadillas. También alivia la tensión y la inflamación del sistema digestivo. Es maravilloso para los dolores y los cólicos, así como para el estreñimiento y la diarrea. El té de manzanilla es antiinflamatorio, antiséptico y analgésico, mitiga los resfriados y los dolores en general.

TÉ VERDE

Desde hace años el verde ha llamado la atención por sus propiedades antioxidantes y por su concentración en catequinas (flavonoides con acción anticancerígena), así como por su papel en la prevención de afecciones cardiovasculares. Además ayuda a disminuir el colesterol sanguíneo, estimula el sistema inmunológico y previene de diversos tipos de cáncer.

CANELA

Se obtiene la canela de la corteza interior de las ramas del canelero, el cual es un árbol lauráceo de flores amarillas pequeñas y hojas ovaladas. El té de canela, cuyo sabor es delicioso, estimula las funciones circulatorias, cardíacas y respiratorias, por lo que ayuda a vencer la gripe, los resfriados y la fiebre. Sus poderosas propiedades antibactrianas, antifúngicas y antivirales previenen numerosas infecciones crónicas y agudas, entre ellas la cistitis y la amigdalitis, además de dolencias como la encefalomielitis miálgica (síndrome de fatiga crónica). Ayuda a detener las hemorragias nasales, el catarro y calma la menstruación excesiva. La canela está contraindicada en caso de embarazo.

MENTA

La infusión de las hojas de menta estimula el flujo de los jugos gástricos y la circulación. Mejora los síntomas de la gripe y ayuda a bajar la fiebre. El té de menta protege del frío en invierno y refresca en verano, y al incrementar el riego sanguíneo del cerebro hace que la mente permanezca despejada. Sus propiedades descongestionantes alivian los catarros. La menta no es recomendada para niños pequeños y mujeres en período de lactancia.

JENGIBRE

Beber una taza de tisana (de 10 a 15 minutos de cocción de la raíz) caliente, hecha con el jengibre fresco, en los comienzos de un resfriado ayudará a mejorar el padecimiento, bajar la fiebre y disminuir el catarro. Esta especia es muy conocida como remedio para toda clase de trastornos gástricos, incluidos la diarrea, el dolor cólico y los espasmos del estómago. Ayuda a disminuir el mareo y náuseas ocasionados en los viajes y durante el embarazo. Estimula la circulación y la digestión.

GINSENG

Con su capacidad de intensificar la resistencia al estrés mental, emocional y físico, el ginseng es una hierba muy buena para el mundo moderno. El consumo frecuente de tisanas de esta especia beneficia la salud del corazón, la circulación, el control hormonal y los sistemas inmunitario y nervioso. También, fomenta el bienestar general, tanto físico como mental. Vale la pena referir que el ginseng es utilizado en los tratamientos contra el cáncer, tiene propiedades afrodisíacas y potencia la producción de esperma. Es importante mencionar que ninguna especia o alimento por sí solos proporcionarán la salud plena, pero sí, en combinción con un estilo de vida saludable. Consulta con un nutriólogo tus dudas respecto tu alimentación.

Nutrialimenta.com

Comparte en tu red social

    Los comentarios estan cerrados.