El whisky escocés Ballantine’s dice adiós a su botella más emblemática, esa que durante años ha sido un icono inconfundible y lanza su nueva imagen: una renovada botella que sigue siendo fiel a su imagen de siempre. Esta botella rectangular, más estilizada y minimalista, introduce una nueva forma a su etiqueta: el Chevron.

Esta forma heráldica se convierte en el elemento central de la botella, y por lo tanto en la insignia de la imagen de marca. Esta forma surge de las características a las laterales que siempre ha tenido la botella original. El espíritu y la fuerza de Ballantine’s están presentes en elementos como el elevado escudo de armas que se ha puesto en una posición más destacada y el sello, que se ha rediseñado para resaltar la característica “B”.

Según Peter Moore, Ballantine’s Global Brand Director: “La botella de Ballantine’s ha sufrido muy pocos cambios durante estos años. Vimos la necesidad de renovar la imagen, garantizando que Ballantine’s sea ejemplo de una marca que deja huella. Queríamos asegurarnos de que el nuevo diseño fuera fiel a nuestras raíces, que se identificara con nuestros consumidores, y que a la vez fuera vista como una marca contemporánea y vibrante. El resultado final nos encanta”.

Así, con toda la fuerza de las cosas nuevas, llega la renovada botella de Ballantine’s. Un diseño lleno de vida, alegre y dinámico. Inspirado en el ritmo de vida de su gente. Distinguido y más sofisticado. Una botella que aspira a seguir siendo un icono.

Financialfood.es

Comparte en tu red social

    Los comentarios estan cerrados.