Desde Bruselas se ha aprobado reforzar los controles de calidad del aceite de oliva y es por ello que entre otras medidas se ha prohibido el uso de las clásicas aceiteras en los restaurantes. A partir de ahora con lo que aliñaremos nuestras ensaladas cuando comamos fuera de casa será con envases monodosis.

Así el plan por parte de la Comisión, es que todo aquel aceite que se sirva en un establecimiento hostelero de la Unión Europea debe de venir en un envase monodosis que no pueda ser reutilizado una vez abierto, además de estar etiquetado de forma visible para que los consumidores puedan conocer no solo el origen y la calidad del aceite que les están ofreciendo, sino también la fecha de envasado, si tenemos en cuenta que el periodo de conservación no puede exceder más de dieciocho meses. Se prevé que el plan entre en vigor para enero del 2014.

Aunque países como Portugal ya habían tomado esta medida del “no uso” de aceiteras en hostelería desde el 2006, y en Italia ya también se está aplicando esta norma recientemente. El tema aquí es si con esta norma podrán hacer frente las pequeñas cooperativas aceiteras al gasto extra que les supondrá el envasado en esas monodosis para seguir comercializando aceite a nivel de hostelería, y que siempre les será más sencillo hacerlo a cuatro marcas grandes que ya poseían la infraestructura anteriormente.

Por otra parte además también estaría el aumento de residuos que se generará, cuando lo que se está es luchando por disminuirlos. Y por último desde el punto de vista de consumidor, habrá que esperar a ver cuánto podrá encarecer esta propuesta los menús en los restaurantes.

Comparte en tu red social

    Los comentarios estan cerrados.