Desde Bruselas se ha aprobado reforzar los controles de calidad del aceite de oliva y es por ello que entre otras medidas se ha prohibido el uso de las clásicas aceiteras en los restaurantes. A partir de ahora con lo que aliñaremos nuestras ensaladas cuando comamos fuera de casa será con envases monodosis.

Así el plan por parte de la Comisión, es que todo aquel aceite que se sirva en un establecimiento hostelero de la Unión Europea debe de venir en un envase monodosis que no pueda ser reutilizado una vez abierto, además de estar etiquetado de forma visible para que los consumidores puedan conocer no solo el origen y la calidad del aceite que les están ofreciendo, Más»